JUGANDO A PERDER PARA GANAR

Pasando la prueba y sacando provecho a las crisis

Hace meses tuve una situación realmente difícil, las cosas no habían salido como yo las había planeado y trabajado, se habían salido totalmente de control y no sólo me estaba ya afectando en mis emociones sino físicamente.

Una noche mientras intentaba dormir, repasaba en mi mente cada hecho, ¿qué no hice bien? ¿por qué me estaba pasando esto a mí?, ¿cómo podría haberlo hecho mejor?, cabe decir que sólo conseguí sentirme más atrapada, enojada, frustrada y llena de reproches.

Al día siguiente hablando con una amiga, me mencionó esta frase –Juega a perder para ganar y haz lo que te conviene, no le incluyas emociones.  Fue como un balde de agua fría, ¿jugar a perder?, pero ¿yo qué hacía con todo lo que sentía y cómo saber que hacer?, y ella me contesta –Cálmate y siéntate a pensar-, esa fue su última frase antes de despedirse.

Con esto tuve, hice lo que me sugirió y esa frase fue realmente liberadora, todas y cada una de las respuestas estaban dentro de mí. En la vida hay procesos difíciles que todos debemos atravesar y para aquellos que nos gusta ganar, ésta es la mejor estrategia para mantenernos dentro de esa carrera de obstáculos y no ser descalificados.

“El espíritu del guerrero no se queja de nada, porque no nació para ganar o perder. Nació para luchar, y cada batalla es la última que se libra en la faz de la tierra”_Anónimo.

Es por ello, que les comparto como desarrollé este proceso, bajo estas 7 simples claves a seguir:

1.- Bájale la intensidad a tus emociones.

2.- Apártate a un lugar quieto y ponte solamente a pensar, sin incluir juicio, solamente visualiza opciones de alternativas que puedas ejecutar.

3.- Mapea el proceso por escrito de las opciones que tienes, siempre hay un universo de ideas y posturas que no has intentando y que cuando estamos ofuscados no las podemos ver.

4.- Ten en mente que algunas veces tendrás que “jugar a que pierdes para ganar”. Si lo tienes claro, no te confundirás ni te engancharás en el proceso.

5.- Ejecuta lo planeado y sigue adelante.

6.- Si por alguna razón hay personas involucradas dentro del proceso que no te la pusieron fácil, nunca bajo ninguna circunstancia busques venganza, esto no es personal.

7.- Cuando ya tengas todo esto, suelta a un Poder Superior a tí el resultado y mantente tranquilo.

Cada circunstancia en nuestra vida, es sólo un obstáculo, una prueba que nos permite desarrollar más nuestra sabiduría, inteligencia, tolerancia, paciencia y fe, entre otras.

Cabe decir, que después de unos días respecto a este obstáculo, salí más que victoriosa. Me quedó muy claro, que hay una parte que me corresponde hacer, pero el resultado siempre le pertenecerá a alguien más Grande que yo.

0