Maria Esther y Saúl

El  complemento perfecto

Maria Esther y Edgardo Saúl González Mendez

Se conocieron en la iglesia en misa, hubo intercambio de miradas y después se encontraron en el colegio donde ambos estudiaban. Ahí Saúl se decidió e inició la conversación que los llevó a iniciar una gran amistad. Al poco tiempo decidieron vivir juntos y doce años después Saúl le pidió matrimonio. Unieron sus vidas y tienen dos hijos: Victoria Grace y Alejandro Saúl.

Saúl es de origen mexicano y Maria Esther es española. Él viene de una familia numerosa y Maria Esther es hija única, así que para que la relación funcionara ambos tuvieron que hacer ajustes en sus costumbres y estilos de vida, pero el amor triunfó. Y hoy por hoy son una linda familia. Saúl se encarga del cuidado de los niños mientras Maria Esther sigue su carrera en los medios de comunicación, colocándose como una de las personalidades de radio favoritas en la comunidad de habla hispana.

María E. El primer año fue horrible, súper difícil sobre todo porque él viene de una familia muy grande y yo soy hija única. Mi mamá es hija única, mi abuela es hija única y él comparte todo, todo, todo. Lo mismo te agarra el peine que luego el champú. Todo es de todos y yo no. Yo sentía que era una falta de respeto y para él la falta de respeto era que yo no quisiese compartir porque somos una familia. Entonces, acoplarnos a eso fue muy difícil.

MFM. Eres una de las personalidades de radio más importante en la cadena Univisión,

¿cómo te sientes al respecto?

María E. Es una responsabilidad muy fuerte, no sé por qué pero siempre tengo el pie derecho en esta compañía, gente que me lleva de la mano, que me pone en el lugar y momento correcto. Sí es una responsabilidad muy fuerte, pero tengo jefes y líderes muy buenos que están luchando por nosotros porque estamos aprendiendo muchas cosas, y están ahí con nosotros todo el tiempo.

MFM. ¿Cómo empezó tu carrera en los medios de comunicación?

María E. Yo empecé en la “Qué Buena”, en música regional mexicana. Tenía mucho acento español. Entonces, un jefe de “Recuerdo” (la estación de radio) me escuchó; me llamaron a la oficina y me dijeron: “Si tú en tres meses puedes quitar el acento español, muchas cosas pueden cambiar para ti”. Porque el mercado aquí es más latino, entonces empecé a hacer eso y de un momento para otro me dan una oportunidad para ponerme de operadora en un morning show de “Recuerdo”. En dos semanas hay cambios y me ponen en cinco mercados. Ahí estuve dos años y medio hasta que tuve a mi hija Victoria y ahí me dieron la oportunidad para irme a Los Ángeles, California.  Y me fui. Estando ahí me volvieron a dar la oportunidad después de tener a Alejandro para venirme otra vez a Houston, los dos cambios fuertes me los dieron estando embarazada.

MFM.  ¿Tu esposo te apoyó cuando tienes que tomar la decisión de irte a California?

María E. Pues eso es algo muy fuerte porque él era la persona que llevaba la casa, él era pues el proveedor principal. Entonces tuvimos que hablarlo y llegar a un acuerdo. Entonces, él dejo su carrera a un lado por seguir mi sueño, mi carrera. Nuestro acuerdo fue que él iba a cuidar a la niña y que yo iba a trabajar. Así que él dejo toda su carrera por apoyarme a mí.

MFM.  Saúl, ¿Cómo te sientes al respecto?

Saúl. Yo ahora me doy cuenta que las madres tienen un don especial para cuidar a los niños. Yo creciendo con una familia de muchos integrantes, siempre tuve sobrinos y niños chiquitos. Y creía que era fácil. Pero te das cuenta de que no, que te piden mucho tiempo, mucha responsabilidad. Hay frustraciones cuando no sabes hacer las cosas

Me sirvió porque en cierta forma llegué a tomarme la vida de una manera muy estricta. Los niños te enseñan a que la vida es muy impredecible. No es tu tiempo. Ahora me doy cuenta que el tiempo es de nuestros hijos y nosotros somos muy egoístas cuando no tenemos hijos. El cambio fue difícil, pero siento que lo necesitaba en ese momento. Ahora ya estoy listo para regresar al trabajo. Yo trabajé en administración de empresas y ahorita estoy tomando un curso para hacer bienes raíces, hipotecas, etc.

MFM. Lamentablemente en muchos países hay machismo. ¿Estabas preparado para enfrentar los comentarios de tu rol en la familia?

Saúl. Eso siempre lo tuve presente, pero una de las cosas que siempre traté de tener en mi corazón es darme cuenta de que la situación que nosotros tenemos es muy diferente a la de mis padres o hermanos mayores. Ahora mismo que nosotros formamos nuestra familia somos un equipo, si ella está bien yo voy a estar bien y viceversa. Entonces, en ese momento, yo la tenía que apoyar. Si no le daba todo mi apoyo y cariño no iba a poder pasar esa situación. Para ella crecer, yo tenía que estar a su lado y en cierta forma, nunca tuve una confrontación directa con mi familia, pero yo creo que siempre lo pensaban. Así como que sigues estando en casa, cuidando a los niños, no has encontrado trabajo… Tal vez pensaban que a lo mejor yo lo necesitaba o que más que nada por mi bien. Porque el machismo sí está ahí pero yo creo que se dan cuenta que la gente ya entiende un poco más la situación, que las cosas han cambiado. Ha valido la pena de verdad.

MFM. ¿Si él no te hubiera apoyado, qué hubieses hecho? ¿Te habrías quedado en Houston, sacrificando tu carrera?

María E. Lo primero era mi familia, sí lo hubiese sacrificado. Oramos mucho por ello, fuimos a hablar con un Padre en la Iglesia

Saúl. El Padre nos dijo una cosa que a mí me dejó seguro después de eso. Nos dijo: “Si ustedes están bien en su casa, no hay nada de qué preocuparse. Así estén en China, en Los Ángeles, en México, donde sea. Si ustedes están bien, todo va a estar bien”.

MFM. ¿Y cuándo se te da la oportunidad de regresar a Houston lo pensaste?

María E. No, tampoco porque con los niños se estaba haciendo muy complicado con un bebé nuevo, y mi mamá estaba aquí y siempre tuvo ese sentimiento de por qué ella está en los Ángeles.

MFM. La mancuerna con Renzo Heredia está teniendo mucho éxito en el Show de la mañana.

María E. Renzo es un sueño hecho realidad, o sea, trabajar con Renzo es lo máximo. Es como un padre para mí. Él es muy serio y yo soy la que lo pico pero lo que me encanta de Renzo es el respeto. Trabajar con hombres en este medio es muy complicado. Más que nada por el tema de respeto porque hay como un tabú de que a veces la mujer puede ser fácil. Pero entonces, como que siempre tienes que poner muy fuerte tus limites porque si eres un poco agradable ya te pueden confundir. Y yo soy agradable, me gusta hablar, pero aprendí que no todo el mundo puede verlo así. Y trabajar con Renzo es como trabajar con un hermano, es un respeto que tiene ese hombre. Con él puedo hablar de cualquier cosa, como si tuviera un papá, es una bendición en mi vida, aprendo de él, a leer libros, qué tienes que hacer, qué no. Siempre ayudándote a ser una mejor persona, es increíble trabajar con él.

MFM. ¿Y de dónde sacas tantos consejos y tantas cosas que siempre estás dando en la radio?

María E. A mí me encanta eso, eso ya desde pequeña como que siempre mezclaba cosas y ponía cosas. Mi mamá, ella hace lo que sea por su piel, pero por el lado médico y yo me fui más por lo natural porque no me gustaría ver un cambio en mi cara pero sí verme joven. Si puedo evitar una arruga evitarla. Pero no necesariamente inyectándome. Empecé a ver cambios haciendo cosas naturales y a la gente le funciona increíble. Y la gente me pregunta. A mí me encanta todo eso. Una vez me hice un “peeling” y me quemé la cara por eso siempre digo que hay que consultar con el doctor. Ahora todo lo que digo lo hago por razones de la empresa. Quedé como piel de bebé pero estuve como camarón una semana. Me quemé la cara, pero ahí se me quitaron diez arrugas.

MFM. ¿Podrías describirte como mamá?

María E. Uy, me queda mucho que aprender, intento ser cada día mejor, pero a veces se me hace muy difícil porque trabajo muchas horas, me despierto a las 3 a.m. y a veces llego cansada y tengo poca paciencia. Y siempre leo y estoy aprendiendo para mis hijos. No quiero que digan: “Mi mamá estaba trabajando y no me dio el tiempo”. Eso me preocupa mucho. Pero a la vez quiero que sepan que lo estoy haciendo por ellos, no quiero que vean carencia pero tampoco que piensen que las cosas caen del cielo. Pero como mamá, me falta mucho que aprender y como esposa, creo que mejoré mucho porque era muy temperamental. Pero me di cuenta de muchas cosas que pasaron y que viví en mi niñez. Fui a un psicólogo como por 3 años y descubrí muchas cosas de mi persona. Y hoy en día, creo que estoy en control, pero me considero una buena esposa, intento hacer lo mejor que puedo, intento darle el puesto que se merece a mi esposo y siempre viendo cómo puedo crecer.

MFM. ¿Ahora que lo tienes aquí, qué le dirías a Saúl?

María E. Que gracias a él estoy aquí y mis hijos están seguros.  Y no tuve que preocuparme porque el niño esté en determinado lugar o no saber qué les está pasando. Gracias y le digo mi frase de que su esfuerzo nunca va a ser en vano.

MFM. ¿Y qué le dices Saúl a María Esther?

Saúl. Que siempre ha sido un placer cuidar estos 2 niños hermosos, aunque a veces me sacan canas verdes, moradas y grises. Que también le agradezco por el esfuerzo porque no es fácil. Porque así como yo estoy poniendo mi granito de arena, ella también está poniendo mucho esfuerzo al tener que trabajar, al estresarse porque tampoco es fácil.

Así nos despedimos de esta hermosa familia y los invitamos a escuchar “EL Show de Renzo y María Esther” se emite a través del dial 106.5 de 6:00 a 10:00 de la mañana. En él los oyentes podrán escuchar música y actualizarse en temas de entretenimiento, noticias y belleza. Además, María Esther será la invitada especial del “Baby Shower” que Mi Familia Magazine organiza cada año.

Fotografía por Alisa Murray
0