¡Nuevo año, nuevo botiquín!

El comienzo de un nuevo año trae consigo muchos cambios. Cuando en casa tenemos bebés, es muy importante y necesario el reabastecimiento del botiquín familiar.

Es preferible tener un anexo especial para ellos puesto que son tan delicados que no pueden utilizar los mismos accesorios médicos que un adulto.

Tener alcohol y banditas en casa ya no es suficiente. En este artículo te doy una lista de productos que te serán de gran ayuda durante un nuevo año y que no deberán faltar en el botiquín para tu bebé.

Termómetro: Durante los primeros años de vida nuestros hijos se encuentran muy propensos a contraer infecciones que pueden elevar su temperatura corporal. Al contar con un termómetro, podrás determinar si tu bebé está experimentando fiebre. De ser así, es muy importante que se lo comuniques al médico inmediatamente puesto que pudiera tener repercusiones muy graves. Para saber si tu bebé presenta fiebre, el termómetro deberá superar los 101 °F (38.3 °C).

Perilla de succión: Esta perilla te será de gran ayuda para succionar líquidos o mucosa proveniente de la boca de tu bebé. Muchas personas utilizan esta misma perilla como aspirador nasal pero recomiendo que se tenga cada accesorio por separado.

Aspirador nasal: La congestión nasal en los bebés es muy común y es recomendable contar con un aspirador nasal que ayude a quitar las secreciones sin irritar las paredes nasales de tu bebé. En mi experiencia, el Nosefrida me ha dado muy buenos resultados.

Solución Salina en gotas o spray: Si la mucosidad de tu bebé es muy espesa y pegajosa o está muy dura, esta solución te ayudará a ablandarla para poder succionarla. Ayudará con la higiene nasal de tu pequeño manteniendo sus paredes nasales hidratadas.

Pomada para rozaduras: Esta pomada será de mucha utilidad cuando tu bebé presente alguna irritación, erupciones o resequedad en el área delicada del pañal.

Dosificador de medicina: Las dosis de medicamento recetada para bebés son siempre muy pequeñas, razón por la cual es recomendable tener un dosificador que te permita administrar la dosis recetada por tu médico. Existen diversos tipos de dosificadores: los hay en forma de biberón, de cucharita, chupón, gotero o jeringa oral.

Cortaúñas o tijeras de punta redonda: Si tu bebé tiene solo unas semanas, te recomiendo que utilices una lima de uñas y comiences con el cortaúñas más tarde. Recuerda esterilizarlos. Para ello, primero, limpiándolos con una gasa con alcohol. Otra recomendación es que cortes las uñas de tus hijos después de la ducha ya que al estar húmedas son más fáciles de cortar.

Cubre bocas: Los cubre bocas son indispensables en casa cuando se tienen bebés que no han recibido vacunas ya que cualquier resfriado o gripe en la familia puede ser contagiado a los pequeños porque su sistema inmune no es tan fuerte.

0