Yo decido disfrutar

Estaba a punto de morder una deliciosa galleta de chocolate, cuando de pronto, escuché el sonido del teléfono celular. Decidí interrumpir el placer de comer un rico postre por contestar la llamada.

Hola Señora, ¿Cómo está?

Aquí, luchando por la vida. ¿Qué otra nos queda? ¿Y tú como estas?

Muy bien, disfrutando de la vida.

Dichoso tú que tienes la oportunidad.

Gracias, pero solo tiene que tomar la decisión. Usted también tiene mucho que disfrutar.

Si, tengo mis momentos donde la paso bien, pero nosotros los pobres tenemos que trabajar duro y luchar por lo que queremos.

Pero si usted es una persona exitosa en su negocio, ¿cierto?

Si, gracias a Dios, pero ya sabes, no faltan los problemas con las otras personas, parece como si me tuvieran envidia.

Y también tiene una bonita familia con quien compartir su éxito, sus hijos están creciendo y están saludables, su esposo es responsable y le respeta, ¿cierto?

Si, afortunadamente así es, aunque ahorita estoy peleada con mi esposo y no le hablo, y mis hijos me exigen cada vez más cosas y se pelean mucho.

Sé que están estudiando, practican deportes y no tienen ningún vicio. Existen muchas cosas en su vida que al parecer le dan mucho para disfrutar. Yo creo que solo tiene que cambiar su forma de ver la vida y en vez de enfocarse en las cosas que no le agradan, puede amplificar lo que más le gusta.

Si, tienes razón, pero son viejos hábitos y ya sabes, árbol que nace torcido, su rama nunca endereza.

Al terminar la llamada, reflexione acerca de cómo esta persona constantemente me platica acerca de sus problemas y lo difícil que ha sido la vida. Yo veo que tiene un ingreso monetario cinco veces mayor al mío, tiene salud, familia, automóvil, casa, ropa, agua y comida, aunque sus palabras y su creencia de que tiene que luchar por la vida le hacen aferrarse a eventos y personas con las que tiene que luchar.

Regrese a saborear mi galleta y decidí seguir disfrutando de las bendiciones que Dios me regala todos los días.

¡Haz clic para ver la edición digital!

¡Haz clic para ver la edición digital!

 

14