La Navidad de hijos con padres separados

La Navidad es una época donde las familias se reúnen, se divierten, conversan y la pasan bien. Desafortunadamente en las familias con padres separados o divorciados, esto puede ser un dilema y en muchas ocasiones, motivo de un gran conflicto, donde los mas dañados resultan ser los hijos. A los hijos les gustaría pasar la Navidad con sus dos padres.

El cómo y dónde pasaran los hijos la cena de Noche Buena y la Navidad, es el resultado de cómo los padres lo han decidido en un acuerdo.

- Los hijos que pasan la cena de Noche Buena con la madre y el día de la  Navidad con el padre, o  viceversa.

- Los hijos que los padres tuvieron una separación amistosa, en la cual los padres hicieron una “negociación” en cuanto a la crianza de los hijos, donde el padre puede hacerse presente,  tanto durante la cena, como un día después, la Navidad.

- Los hijos que se pasan el tiempo de la Navidad con la madre y el tiempo del fin de año con el padre.

Los hijos que tiene custodia compartida y deben pasar, por ejemplo, 15 días con la madre y 15 días con el padre, independientemente de con quién estén en la temporada navideña.

No podemos involucrar a los niños preguntandoles “¿dónde quieres pasar la Navidad…con tu papá o conmigo?”

Cada niño reacciona de una manera diferente, no podemos hablar de un mismo patrón sintomatológico dependiendo únicamente de la edad.

Cuando han pasado varios años en que los hijos han vivido en esta situación, los hijos saben donde ellos pasarán cada temporada, sin tener ningún problema, ya que los padres se han encargado de hablar con ellos y ellos saben que son amados por sus dos padres. (Que para los hijos, esto es lo que importa).

En cualquiera de los casos anteriores, es importante enfatizar que los padres son los que le llevan alegría a los hijos en esta temporada, ellos deben de pensar más en las necesidades de los hijos que las de ellos, y saber qué es lo hace sentir mejor a los hijos durante al temporada navideña.

Realmente son cada vez más grandes las cifras de divorcios en la actualidad, pero la verdad, es que también se puede considerar el divorcio como un “mal necesario” para una buena higiene mental de los hijos. Lo importante en estos casos, independientemente de cómo o por qué se haya llegado al divorcio, es que los padres lleguen a un acuerdo, y cubrir estas fechas tan importantes en los hijos, dejando atrás la lucha de poderes, los rencores y los remordimientos. El amor a los hijos es un sentimiento que va mucho mas allá de los anteriores mencionados.

La forma en que los padres manejen esta situación, repercute directamente en los sentimientos de los hijos. Una de las frases que he escuchado a las madres decir aproximándose las fechas de Navidad es “ pobrecitos mis hijos por tener que vivir esto” si los niños escuchan esto por casualidad, los niños se sentirán mal con ellos mismos, con la vida, con los padres, con el mundo.

Los padres debemos normalizar la situación y no dramatizarla, los padres determinamos si la situación es alegre o triste a los hijos pequeños  (arriba de 10 años los hijos ya han aprendido lo anterior de una u otra manera).

No podemos involucrar a los niños preguntandoles “¿dónde quieres pasar la Navidad…con tu papá o conmigo?”, los hacemos sentir desleales con alguno de los padres, y que esto los conlleva a tener sentimientos de culpa. Es importante que los hermanos se mantengan unidos durante las fiestas navideñas, independientemente si la pasan con la familia de la madre o con la familia del padre.

Agendar y organizarse con anterioridad, es una responsabilidad de los padres, previniendo confusiones, malos entendidos, conflictos y problemas, evitando así que los niños se sientan culpables y desleales. Evite tener estos enfrentamientos donde los hijos son los más dañados.

Los padres necesitan colaborar, ceder un poco cada uno y “aplacar” sus diferencias para que sus hijos pasen unas fiestas navideñas felices, respetando con el otro ex cónyuge y facilitando que los niños puedan estar con su padre o madre, así como con sus respectivas familias el tiempo necesario. Que no se pierda el objetivo.

Planee y de a los hijos una navidad feliz, que ellos se den cuenta, de que aunque los padres no estén juntos, ellos los aman y que siempre estarán apoyándolos, guiándolos y amándolos.

Por Rosalva Torres

0