Estimulación temprana

El bebé, hechura de los padres
Si usted ama verdaderamente a su bebé, dispone de unos minutos libres al día y tiene un poco de paciencia, puede prevenir posibles fallas en el desarrollo. Los bebés más capaces son aquellos a quienes sus padres han abierto de par en par, las puertas del mundo de los estímulos.
¿Cómo aprender a estimularlos?
Todo bebé posee un deseo natural de aprender, de hacer y saber cómo hacerlo, usted y su esposo como padres, tienen en exclusiva esa hermosa y única oportunidad de estimular al niño durante sus primeros años. Este programa de estimulación temprana, no pretende dar conocimientos al pequeño, sino alentar la habilidad de su hijo de aprender, descubrir, recibir estímulos, probar y satisfacer su necesidad de saber, y sólo puede ser de provecho, cuando usted considera a su bebé como una personita con necesidades y exigencias propias.
¿Qué necesita usted para estimular a su bebé?
• Amor, entusiasmo y constancia.
• Sonidos, colores, luces y diferentes texturas que se encuentren en la vida diaria.
• Conocimientos de lo que se espera que su hijo realice, de acuerdo a su edad; además de conocer aquello que nos indique algún problema en su desarrollo.
Actividades y sugerencias
El niño aprende a través del contacto físico, de olores y sabores. Recuerde que no necesita más que aprovechar los momentos de la alimentación, del baño, o el momento de cambiar la ropa, para estimular a su hijo.
• Procure utilizar un sólo aroma (perfume) para que el niño la identifique fácilmente a través del olfato. También trate de acercarle objetos perfumados que usted utiliza para asearlo: jabón, loción etc.
• Cuando el niño este dormido, no trate de disminuir por completo los sonidos habituales del medio ambiente. Deje que se acostumbre a ellos.
• Háblele, juegue con él, hágale cosquillas e intente hacerlo sonreír.
• Sea paciente.
• Ser madre, es un cambio emocionante en su vida. Pero pasará tiempo hasta que se acostumbre a desempeñar su nuevo e importante papel. La madre y el bebé aprenden juntos. No espere saberlo todo de la noche a la mañana.
• Las primeras semanas, después del nacimiento de su bebé, usted tal vez se sorprenderá de la intensidad de sus sentimientos. A veces se sentirá triste o a punto de llorar, sin tener razón.
• Algunos de estos sentimientos, son producidos por los cambios físicos que experimenta su cuerpo al regresar a su estado normal. Tal vez se sienta emocionada, orgullosa o muy alegre. Y, ¡por supuesto, también podrá sentirse cansada y desanimada!
• La mayoría de las madres experimentan estos estados de ánimo. Con el tiempo, usted recuperará su energía y buen humor. Mientras tanto, mantenga una rutina diaria simple. Reduzca sus actividades al mínimo y planifique dormir cuando duerme el bebé. Sea flexible.
• Cuando pase por momentos difíciles, comunique sus sentimientos a su pareja, a un miembro de la familia o a una amiga. Hablar con alguien cercano a usted o con alguien que ha pasado por la misma experiencia, siempre ayuda. Donde usted vive, tal vez haya grupos de apoyo para madres primerizas.

• ¿Cómo es el bebé?

• Si su bebé no tiene mucho pelo, tiene brazos y piernas cortas y una cabeza que parece demasiado grande, ¡entonces su bebé es muy normal!
• Quizás no tuvo el niño o la niña que deseaba, o quizás el bebé no se parece al “bebé perfecto” con el que soñó durante su embarazo, o que vio en las revistas y la televisión.
• Pasará tiempo hasta que se acostumbre al bebé que tiene. Algunas madres adoran enseguida al recién nacido; otras necesitan conocer mejor al bebé. Esto es normal.
• Cuidar a un bebé asusta un poco al principio, pero se siente más seguridad con el tiempo.
¿Sabe lo que su bebé le dice? Esto es lo que trata de decir:
* Me gusta mirar tu cara, colores brillantes, espejos y dibujos.
* Me siento consolado cuando me cargas y me hablas.
* Miro las cosas, pero todavía no trato de agarrarlas.
* Los ruidos altos, las luces brillantes y el trato rudo, me asustan.
* Me tranquilizo cuando alguien me carga y me abraza.
* Por favor, cámbiame de posición de vez en cuando, para que pueda ver diferentes cosas.
Por Dr. Ramiro G. Villarreal

0